About

15 años de aprendizaje

Más allá de la práctica

Vitt es explorar y fluir. Hecho por y para yoguis, es fruto del trabajo y la experiencia de más de 15 años de práctica y aprendizaje, y tiene como base la idea de tomar conciencia corporal y estar alineado.

La propuesta nace de la mano de Ariadna Candeal e Ivan Acosta; practicantes y profesores de yoga que además de ofrecer formación para profesores, son pareja.

Un tándem que empezó un centro de yoga (Ingravitt), expandiéndose poco a poco y, cada vez impartiendo más estilos y disciplinas. La creencia de que la limitación a un estilo de yoga hace que la evolución de la práctica sea incompleta les ha llevado a combinar diversos estilos para trabajar el cuerpo en su totalidad.

La práctica diaria de yoga, salir a correr, competiciones en otras disciplinas y el entreno de ejercicios dinámicos, les hizo ver la importancia de la disciplina y la constancia para tener mayor conciencia de cuerpo y mente.

En sus inicios no existían esterillas para orientar la alineación de la asana y el ajuste dependía siempre del profesor. Una lesión les hizo reflexionar acerca de la simetría y la colocación del cuerpo para sobre compensar cuándo está lesionado o tiene un bloqueo.

En sus primeras formaciones hacían pintar a los alumnos en su esterilla una serie de marcas para que tuvieran referencias y fueran conscientes de su postura durante la práctica.

De ahí nació la idea de crear un producto útil, técnico y de calidad.

La importancia de trabajar de manera simétrica

Nos dimos cuenta que uno de los grandes errores de los principiantes, era el desajuste de las caderas debido a la incorrecta colocación de los pies generando ángulos demasiado abiertos en los pies y en consecuencia sus rodillas empezaban a sufrir. Lo mismo sucedía con las manos, debido a una posición incorrecta, los hombros se veían perjudicados.

Somos conscientes de que a veces pueden sumarse pequeños desajustes en la práctica que pueden bloquear y lesionar; por el propio dinamismo o desconocimiento. A veces no nos da tiempo localizar y corregir el posible desajuste. Y entonces, ¿Dónde está el yoga?, ¿Dónde queda el cuidar el templo sagrado que es nuestro cuerpo?

Una base sólida es esencial para sustentar las asanas, sea sobre manos o pies, si la base no está bien colocada, el cuerpo empieza a hacer cadenas de compensación, trabajando asimétricamente, tensionando zonas innecesarias y en consecuencia debilitando otras. De ahí la importancia de trabajar de manera simétrica.

Un buen material técnico siempre trabaja a favor del cuerpo y el esfuerzo, facilitando las condiciones y ofreciendo mayor comodidad. Además de minimizar el riesgo de posibles lesiones y optimizar la práctica.

Por eso hemos creado vitt.
Explora y fluye, así de simple.

¿Estamos en contacto?

Enviamos pocos correos e intentamos que sean cortos y bonitos.

Código 10% de descuento: VITTYOGA
+
Abrir chat